Cambiar tamaño del texto:
A+ | Normal | A-
Investigación para el ejercicio de derechos 

Memoria, vejez y Diversidad Sexual

Memoria, vejez y Diversidad Sexual
Fecha: 14/09/2010
Autor: Área de las Personas Adultas Mayores

Se está realizando la investigación "Memoria, masculinidades y diversidad sexual" que busca rescatar la memoria colectiva de adultos mayores que se consideren pertenecientes a la diversidad sexual.

La investigación, que se inició en 2008, la realiza el Centro de Estudios de Género y Diversidad Sexual. Ubica su población objetivo en hombres mayores de 58 años, que más allá de su estado civil o familiar se vinculen, se hayan vinculado, o hayan pensado vincularse sexualmente con otros hombres. La etapa de entrevistas se extenderá hasta diciembre de 2010 en todo el territorio nacional.

Los sexólogos y psicólogos Ruben Campero y Bruno Ferreira son los coordinadores del equipo de investigación. Enfatizaron que se trata de una oportunidad única para participar dado que no existen antecedentes de este tipo de investigación en la región. Todos quienes deseen brindar su testimonio podrán contactarse antes de fin de año con el centro.

El rescate de estas historias, permite brindar la palabra a quienes no la tuvieron y tienen aportes muy valiosos para hacer. Los investigadores plantearon que son "aportes imprescindibles para reconstruir una cadena transgeneracional que en el caso de las personas de la diversidad sexual no existe".

El trabajo de campo se extendió en 15 departamentos y pretenden abarcar en el tiempo que queda los restantes. A las personas residentes en el interior se les ofrece dos opciones: o bien los investigadores viajan hasta el lugar o las personas que lo deseen se dirigen a Montevideo con los viáticos pagos si lo necesitan.

Los investigadores destacaron que toda la información vertida por los entrevistados es manejada con absoluta confidencialidad. Los datos personales son protegidos bajo el secreto profesional que exige el Código de Ética del Psicólogo y serán modificados cuando se publiquen los resultados.

Participantes

La muestra investigada -varones mayores de la diversidad sexual- tiene dificultades para su detección ya que "los varones son educados para no hablar mucho de cuestiones íntimas", dijo Ruben Campero. "Son de la diversidad sexual y con esto estamos afinando el término ya que no se trata de hombres gays, sino de hombres que se han construido desde una perspectiva masculina y que el hecho de sentirse atraídos erótica y o afectivamente por otros hombres tiene un lugar en su vida, en su construcción subjetiva y biográfica". Ser adultos mayores agrega una perspectiva generacional que "no es menor en cuanto al tema de mantener el secreto, porque si se tratara de un o una joven sería diferente", afirmó el investigador.

En el marco de la investigación entienden con amplitud el concepto de orientación sexual "la gente tiene a la vida y a las personas muy clasificadas en cuanto a su orientación en: heterosexuales, gays u homosexuales y la cuestión es muchísimo más compleja. Y eso lo sabemos desde la investigación de Alfred Kinsey1 de la década de 1940 en Estados Unidos", planteó Campero.

Detectaron que una dificultad para la convocatoria es que puede generar miedo en algunas personas ofrecerse para brindar su testimonio. Bruno Ferreira afirmó que al momento de hablar de su afectividad, en las personas de la diversidad sigue estando vigente eso de "yo sé que tengo derecho, no me van a matar, no me van a encarcelar, pero no hablo por las dudas, no sea cosa que alguien me eche o que la vecina me tire una piedra. Eso sigue estando, sobre todo en hombres mayores".

No obstante Campero planteó que en la convocatoria "la campaña de difusión fue una vía decisiva porque se contactó gente que es imposible contactar a través de un colectivo. No la vas a encontrar en un pub ni en una discoteca, ni en los lugares clásicos del ambiente. Muchos de ellos son hombres casados, con hijos, nietos que vieron el cartel y dijeron: -Por qué no".

Rever el saber

"Se despliegan muchas historias, muy interesantes por cierto, que nos están haciendo revisar muchas teorías que tenemos", planteó Campero. "Siempre aparece [en la teoría] el tema del vínculo materno. Pero aparecen muchísimos señores muy unidos al padre y muy separados de la madre o sea que no hay un patrón en ese sentido", afirmó Ferreira.

Al entrevistar a gente muy mayor, los investigadores recaban información de elementos de la crianza y relaciones interpersonales de fines del siglo XIX. Al recordar a sus mayores, una persona nacida en 1920 puede estar evocando actitudes propias de una sensibilidad tres o cuatro décadas anteriores a su nacimiento. Todo este material constituye una memoria a ser protegida antes de que sus portadores desaparezcan.

La investigación plantea que las historias de la diversidad no mueran con las personas. El tipo de preguntas que se le hace a los entrevistados permite que la persona "conecte con ese legado histórico que tiene para aportar", dijo Campero. "En el tema de la diversidad sexual lo que vimos es que no hay un legado de transmisión generacional. Esto es, no hay un hombre grande que le enseñe a un hombre más joven cosas que tiene que aprender de la vida como hombre diverso. Y al revés también estos hombres se han quedado sin aportar su legado "paterno" por decirlo de alguna manera, de brindar su experiencia, su sabiduría de lo vivido, a otras generaciones más jóvenes. Y eso los entrevistados lo sienten. No sólo la descarga de hablar de algo que quizá no hablaron nunca, sino de que están realmente haciendo un aporte importante", planteó.

Invisibilizados

"Un concepto que hemos querido acuñar desde hace tiempo es la heterosexualización de la muerte. Es decir cuando muere una persona de la diversidad sexual no muere una persona de la diversidad. A qué me refiero. Si muere un señor de 60 y pico de años, llamémosle entre comillas "gay", lo más probable es que la historia oficial diga: -"Murió Fulano, el cuñado de Fulana. Solterón. Nunca encontró una mujer que le viniera bien". Esa va a ser la historia que va a quedar en la familia. Que por eso murió soltero. Quiere decir que se borra toda su historia, todo lo que luchó, todo lo que logró y que pudo conseguir", planteó Ferreira. La vida de esa persona en términos afectivos sexuales se reduce al silenciamiento. La investigación plantea integrar la diversidad sexual al discurso sobre las masculinidades. "Es un círculo que si no lo rompemos por algún lado, dentro de años se seguirá diciendo lo mismo. Que no hay nadie de la diversidad sexual mayor, que por eso, nunca se vieron", concluyó.

Estas historias de vida rompen con lo que se denomina heteronormatividad, "nos educamos a pensar que la humanidad es heterosexual y creemos decodificar la heterosexualidad de alguien en función de sus gestos o de sus prácticas sociales. Si se viste o habla de determinada manera. El tema es que estas son vías totalmente equivocadas", planteó Campero.

En muchas situaciones existe una doble biografía que la persona maneja según con quien se encuentre por miedo a ser discriminada, al considerarse poseedor de una condición estigmatizada, informaron los investigadores.

Vejez vulnerada

"Hasta hace poco tiempo sosteníamos que el colectivo más vulnerable de la diversidad serían las personas transgénero. Y se sigue diciendo. Yo lo decía hasta hace más o menos un año", comentó Ferreira, "hoy sostengo categóricamente que no. Que son las personas adultas mayores de la diversidad sexual las más vulneradas. Porque son personas que frecuentemente terminan en casa de salud, donde las siguen discriminando, con algún pariente que les hace firmar un papel, que intenta quedárseles con el apartamento o con lo que tengan, con tal de no contar. Es una situación muy compleja ya que son personas que no tienen en qué sostenerse", afirmó.

A vulnerabilidades desplegadas por la edad se le suma el saqueo del cual la familia de origen -en muchas situaciones- las hace víctimas. Muchas veces se trata de personas que siendo jóvenes fueron expulsadas y en la vejez son buscadas para poder quedarse con lo que hayan conseguido materialmente.

Mito de la soledad

"La identidad homosexual, que es un invento de la psiquiatría del siglo XIX, se construyó en base al pánico de llegar a la vejez en soledad. Cuando un integrante de la familia era gay, el gran tema era: "Vas a quedarte solo, nadie te va a querer. Y este es el estereotipo que persigue a todo varón gay, a mujeres lesbianas no tanto. Es el gran fantasma, el terror. No quiero saber nada de la vejez porque me aterra pensar que algún día voy a llegar a ese lugar", planteó Campero. Y agregó: "el modelo gay europeo (hombre, joven, blanco, exitoso) tiene fecha de caducidad que son lo 40 años. A partir de ahí ya dejás de ser productivo dentro del mercado del estereotipo gay, que es un mercado muy estético y que tiene una fecha de caducidad. Porque obviamente no podés estar circulando siempre bello, esbelto, con dinero y con porte de poder".

Campero planteó que el temor a la vejez extendido entre los hombres de la diversidad tiene un germen que es posible rastrear. "Este miedo a la vejez está metido por un verso viejo. Circuló como un prejuicio para hacer creer que el único proyecto viable y válido de existencia es la heterosexualidad. Sólo si sos heterosexual no te vas a quedar solo o sola. Casate que es la única forma de exorcizar el futuro y el miedo al futuro. Y obviamente ese proyecto hoy está cayendo. Ves mucha gente vieja sola, entonces este tema del pánico empieza a reformularse. Tener hijos no es garantía tampoco. Se empiezan a ver cambios en cuanto a cómo se concibe el fin de nuestros días", comentó.

Hechos y derechos

Varios entrevistados ocupan lugares destacados en su comunidad al costo de invisibilizarse como sujetos de deseo. "El lugar social que pueden ocupar, en definitiva es el del solterón. Si se logran ubicar en un lugar social, es desde lo profesional". La persona puede "ser un referente comunitario, que está bien. Pero no se está empoderando como un hombre de la diversidad sexual, sino como hombre a secas. Lo quiere todo el mundo, pero no tiene cuerpo. Y eso es invisibilizarse, no empoderarse. Que no es menor, ya que tu deseo sexual hace que construyas tu proyecto de vida con alguien", dijo Campero.

En cuanto a la relación entre los derechos y la vida social, Ferreira refirió que "Michel Foucault2 expuso que quizás en algunos países durante las próximas décadas los gays iban a tener derechos o iban a tener igualdad de derechos. Pero los grandes desafíos eran dos. Uno salir a la vida pública y el otro generar prácticas que transformaran la subjetividad. O sea generar prácticas que le dieran contenido a esa ley. Si no, pueden quedar como papel vacío. Él decía que la sociedad está preparada para dar derechos hasta cierto punto. Para lo que no está preparada es para ver a dos gays que salgan de mañana de su casa, de la mano con una sonrisa y sintiéndose felices. Y ver que su proyecto de vida es posible. El heterosexual que vive al lado, decía Foucault, no lo puede tolerar porque se le cuestiona su propio proyecto".

Migrantes

Muchas personas entrevistadas se han separado de su familia de origen y su pueblo natal para no ser discriminadas. Buscaron ser más anónimas y respetadas en un lugar nuevo. Algunos se fueron de su pueblo a la ciudad, de allí a Montevideo y luego al extranjero. Para muchos Montevideo resultó lo mismo: un pueblo grande.

La relación de los hombres de la diversidad sexual con sus hermanos y otros familiares se basa en una lógica de ser "doblemente buenos", como explicó Campero. "Esto tiene que ver con que si la persona genera cierto capital material, la bondad viene a resarcir ese pecado original. Se haría dando cosas a los demás. Esto está muy bien trabajado en una película inglesa que es "Cuando tenga 64"3, que plantea cómo un señor se relaciona con sus hijos".

De visita en el país entrevistaron a personas que hace años emigraron y desarrollaron sus vidas casados con otros hombres en el extranjero.

Malestar

Campero consideró adecuado aterrizar los efectos de la discriminación. "Lo que hay que pensar es que la dominación de un colectivo sobre otro se traduce en sufrimiento psíquico. La discriminación te genera síntomas, te angustiás, te enfermás y eso surge en las historias de vida, no en lo que yo puedo decir de un colectivo. O sea, qué le pasa a ese señor cuando va a tener relaciones sexuales. ¿Se siente mal?".

"Queremos mostrar cómo la discriminación toma cuerpo y afecta vidas. Para así poder decir: aquí estamos viendo estos factores en toda una generación. También a nivel de las políticas públicas, son insumos que pueden aportar. Pensamos que estos aportes le harán bien al colectivo en general de la tercera edad. Porque por ejemplo, si tu pensás en un asilo de ancianos desde una perspectiva de la diversidad, de todas las diversidades, seguramente esos viejitos y viejitas van a estar mucho mejor", sostuvo Campero. "Porque la sexualidad te acompaña de la cuna a la tumba y es sinónimo de salud y en los residenciales es vista como una cosa terrible", agregó Ferreira.

Resilientes

"También hay un medio vaso lleno. A mí me da la impresión de que una de las cosas que separa a los adultos mayores de la diversidad sexual de los demás, es que han sido personas que han desarrollado potencialidades que los heterosexuales no. A qué me refiero. Si sos un niño de 14 años heterosexual y el de al lado es entre comillas "gay", no es que él tenga un cociente intelectual más alto que tú. Pero probablemente en los hechos lo va a tener, porque va a desarrollar todo una serie de habilidades sociales, de mecanismos defensivos, de estrategias de supervivencia, que le van a dar otras herramientas que las va a poder usar en la tercera edad. Hay gente de la tercera edad diversa, mucho más autónoma de lo que vemos en hombres de la tercera edad heterosexuales", opinó Ferreria. De esta manera el desvalimiento generado por la cultura se compensa en lo individual, aunque la propia persona lo evalúe como la compensación de una inferioridad esencial. "Que no se supera nunca. Y entonces, hagas lo que hagas, siempre vas a ser inferior", refirió Campero.

Una característica extendida entre los entrevistados es que están acostumbrados a pensarse. "A causa de vivir contra el mandato social, estas personas se han cuestionado y enriquecido conceptualmente a lo largo de sus vidas por vivir de forma compleja la socialización de su deseo", plantearon los investigadores.

Cambios

Existen nichos de protección de las personas de la diversidad. Según los investigadores cuanto más grande es la ciudad en la que viven son más anónimas y por esto menos discriminadas. Señalaron que la cultura contemporánea y sus espacios de consumo pueden confundir respecto al alcance de los derechos del colectivo de la diversidad sexual. "He hablado con gente que piensa que las cosas han cambiado porque están dentro de un pub con música. Pero un metro por fuera probablemente alguien te tire una piedra hoy 2010 en Uruguay. Acá había un pub -en una pensión- de la diversidad sexual, en el año 1920. Era un prostíbulo donde iba gente famosa de la diversidad. Y también era un espacio en el cual no te pasaba nada. Entonces uno dice: ¿Dónde está el gran salto cualitativo?", comentó Ferreira.

La investigación espera contribuir como insumo en el diseño de "políticas públicas, porque la gente heterosexual también sufre con toda esta discriminación. No creemos que solamente reivindicando los derechos de un colectivo se generen cambios. Hay que cuestionar la sociedad en la cual vivimos, que genera estas relaciones de poder", planteó Campero.

Para preservar la identidad de los participantes, al momento de presentar los resultados a cada entrevistado se le asignará un seudónimo. "Los segmentos que vamos a transcribir al libro serán literales, luego analizados y comparados", explicó Ferreira, "pero también tendrá mucha propuesta para que sea útil a las personas directamente involucradas, que no sean del ámbito intelectual. Y para que sirva a los organismos públicos".

Centro de Estudios de Género y Diversidad Sexual
Dirección: Chaná 2032
Tel. (00598) 24 02 29 97
Cel: 098419249
Mail: personal@generoydiversidad.org
Montevideo - Uruguay

 

1 Los estudios pioneros del norteamericano Alfred Kinsey (1894-1956) en la Universidad de Indiana contribuyeron a fundamentar la variabilidad de la conducta sexual del hombre (1948) y de la mujer (1953).

2 Las investigaciones del filósofo francés Michel Foucault (1926-1984) sobre el saber, el poder y el placer son referencias ineludibles para quienes investigan en el terreno de la diversidad sexual. Asimismo, en los últimos años varias publicaciones han indagado la cuestión gay en su obra. "Michel Foucault y la condición gay", Rubén H. Ríos (2009). "San Foucault. Para una hagiografía gay", David Halperin (1995).

3 Título original When I'm 64 (2004). Dirección Jon Jones. Con Alun Armstrong y Paul Freeman.

 

 

Redes sociales de Inmayores Cuenta oficial del MIDES en Instragram Canal oficial del MIDES en Youtube Cuenta oficial del MIDES en LinkedIn Facebook oficial del Ministerio de Desarrollo Social Cuenta oficial del MIDES en Twitter