Cambiar tamaño del texto:
A+ | Normal | A-
Comunidad y vejez afrodescendiente

Saravá dona Vanda!

Saravá dona Vanda!
Fecha: 31/08/2010
Autor: Área de las Personas Adultas Mayores

 

“Olha, nós há mais de cuarenta anos que vivemo acá, quando nós vimo pra anãotinha luz, no tinha agua. Nos pasamo um trabalho!”, recordó Ivanir de Moura, dona Vanda, al evocar el paisaje del barrio Samuel del Chuy a mediados del siglo pasado.

Nació en Brasil y aquerenciada al sur de la frontera hace más de cuarenta años habla sólo portugués. Llegó con su marido y sus hijos desde Pelotas. Él vino a trabajar a las arroceras de San Miguel y luego a la Prefectura de Chuy. Cuando se establecieron allí prácticamente no había casas en el barrio que actualmente es muy poblado.

Recordó que al entrar en contacto con el castellano pensó que “nunca ia entender ninguém uruguayo. Eu achava tãodifícil!”. Hasta hoy le hablan en español y ella lo hace en portugués. No necesitó aprender. Una muestra del multilingüe Uruguay fronterizo.

Vanda trabajó desde joven empleada en casas de familia tanto en Pelotas como en Chuy y siente que su vida cotidiana no tuvo muchas transformaciones con la mudanza. Recordó que en todas las casas que trabajó siempre la quisieron mucho porque nunca tocó ni una caravana.

“Tenho noventa y algo, por ahí” así plantea Vanda su edad, sin preocuparle la falta de precisión. Pero esto no es una excepción: realmente nada parece preocuparle. Es radiante, vital y hace para sí y su familia lo que necesitan en su día a día.

Es cierto que ya no va a los bailes. Explicó que no son buenos “ta todo o mundo sentado”. Y esa actitud le aburre. Como en muchas otras ciudades y pueblos de Uruguay, los bailes de los negros eran en lugares distintos a los de los blancos. Pero en Chuy, cuando llegó Vanda con su familia, no se festejaban ni los cumpleaños. Pidieron permiso en la comisaría para comenzar a hacer “uma brincadeira, un bailecinho”. Dona Vanda fue la propulsora de los bailes que durante décadas fueron todos los sábados y algunos domingos también.

Su marido quiso integrar a la gente blanca en los bailes en más de una oportunidad, pero desistieron. Cuidar las carteras de las señoras era para complicaciones. Si desaparecía algo iba a ser para problemas. Aquellos bailes, signo de décadas atrás, se terminaron: “foi indo, foi indo...”, agregó.

La juventud afro organizada de Chuy ha elegido a Vanda como una mujer referente. La convocan y participa de seminarios sobre equidad de género y racismo, donde puede seguir dándole nuevos sentidos a su vida y a la de su comunidad, desde un compromiso intergeneracional.

“Eu sou feliz”, dijo. Se encuentra bien con todo el mundo. Todos la quieren. Tiene mucha descendencia, nietos y bisnietos ya grandes. Bromeó -por eso- que es abuela de medio Chuy.

 

Redes sociales de Inmayores Cuenta oficial del MIDES en Instragram Canal oficial del MIDES en Youtube Cuenta oficial del MIDES en LinkedIn Facebook oficial del Ministerio de Desarrollo Social Cuenta oficial del MIDES en Twitter