Cambiar tamaño del texto:
A+ | Normal | A-
Usuarios de refugio comparten actividades con voluntarios

Más que un techo

Usuarios del centro todo en ronda
Fecha: 18/01/2016
Autor: MIDES

Usuarios del centro 24 horas para adultos mayores “Alberto Hein” visitaron el Molino de Pérez junto a un grupo de voluntarios del Instituto Crandon. La actividad recreativa se realizó a fines de diciembre para celebrar el cierre del año y compartir una tarde de juegos y canto en un espacio diferente.

El centro, ubicado en Pablo de María 1366 en Montevideo, alberga a treinta personas –hombres y mujeres- mayores de 55 años que por diferentes motivos quedaron en situación de calle. Estas personas carecen de ingresos y de redes sociales positivas, además la fragilidad de su salud no permite que concurran a un centro nocturno y pasen el día en la calle, no obstante este centro es para personas autoválidas.

Además de los centros nocturnos, que adquieren mayor visibilidad en invierno, el MIDES cuenta con diferentes dispositivos de atención para personas que se encuentran en situación de calle. Al igual que los refugios nocturnos, los centros de 24 horas funcionan todo el año y son una solución transitoria para madres con menores a cargo y personas que requieren cuidados (centros de recuperación Tarará; casas asistidas para personas con trastornos psiquiátricos; y los centros para adultos mayores y personas dependientes).

El Alberto Hein es gestionado por la organización de la sociedad civil “Factor S” que mantiene convenio con el MIDES desde 2009. Algunos de los propósitos del personal técnico son: tratar de contener, acompañar en los cuidados, en el disfrute de actividades culturales y ponen especial énfasis en fomentar la autonomía de las personas usuarias del centro.

Con este ánimo, los residentes mantienen un vínculo mensual -ocasionalmente quincenal- con liceales del Instituto Crandon. Son alrededor de veinte jóvenes voluntarios que visitan el centro, realizan actividades recreativas, guitarreadas, festejan cumpleaños, entre otras muchas actividades.

El vínculo con esta institución se mantiene hace años ya que el Crandon promueve en su currículo el voluntariado con fines sociales. En esta oportunidad, los usuarios, técnicos y estudiantes compartieron una merienda distinta en el Molino de Pérez. Al llegar había un catering esperándoles, realizaron juegos, cantaron y despidieron el año. Los estudiantes les entregaron regalos para Navidad.

Nietos postizos

Gerardo Vidal, coordinador del centro, cuenta que el acercamiento con estos jóvenes es algo muy valorado por los residentes quienes “los extrañan cuando no los ven. A los viejos les hace mucho bien, los conocen, los esperan con muchas ganas. Es de las actividades que más suelen participar”.

Asimismo, los jóvenes se muestran muy entusiasmados. Incluso algunos egresados siguen visitando el centro aunque ya no estén en contacto con el liceo. “Creo que a los chiquilines también les hace bien. A partir de estas experiencias tienen contacto con una realidad que muchas veces no conocen, o no tan de cerca”, agrega el coordinador.
Gerardo destaca el valor de los vínculos intergeneracionales, lo que cada generación tiene para aportarle a la otra, que además termina beneficiando a la comunidad.

Gracias a este contacto con los jóvenes, algunos mayores han tenido el ánimo de volver a acercarse a sus nietos con quienes habían perdido el vínculo.

Por otra parte, los técnicos del centro visitan el Crandon una vez al año para dar una charla y contar cómo es el trabajo de ellos en el refugio. Esta charla es para los más chicos y busca fomentar su participación. Los técnicos evalúan como “excelente” el vínculo con la institución y apuestan a que haya más experiencias de este tipo.

 

Redes sociales de Inmayores Cuenta oficial del MIDES en Instragram Canal oficial del MIDES en Youtube Cuenta oficial del MIDES en LinkedIn Facebook oficial del Ministerio de Desarrollo Social Cuenta oficial del MIDES en Twitter